Es Tarragona.

Donde nací, donde vivo, donde supuestamente moriré.
En sus fiestas, en sus monumentos, en sus tradiciones, en sus actos culturales, en su bullicio y su soledad. Mediterránea, cálida y acogedora. Orgullos de esta mi ciudad.